Augusto Monterroso

14Gen10

Bisogna essere pazienti

«Desde que por primera vez traté de traducir algo me convencí de que si con alguien hay que ser paciente y comprensivo es con los traductores, seres por lo general más bien melancólicos y dubitativos. Cuando digamos en media página me encontré consultando el diccionario en no menos de cinco ocasiones, sentí tanta compasión por quienes viven de ese trabajo que juré no ser nunca uno de ellos, a pesar de que finalmente he terminado traduciendo más de un libro.»

“Sobre la traducción de algunos títulos”, in La palabra mágica, Anagrama, Barcelona, 1983.


%d blogger hanno fatto clic su Mi Piace per questo: